martes, 1 de enero de 2013

El árbol seco de aguacate

Don Aldemar ama su oficio de agricultor, y ese amor incluye el tratar a los árboles con respeto y cuidado, casi que pidiéndole permiso para coger el fruto.  Desafortunadamente, pocas personas tienen esa mística y ese cuidado, lo que ocasiona la muerte de muchos árboles, como el de este aguacate frente a su casa.

A sus 84 años, sigue diciendo con toda naturalidad que para coger los frutos adecuadamente "se encarama uno en el árbol, sin salir el sol..."